4 de juliol de 2008

ESTRACTE COMISSIÓ FOMENT DEL SENAT

Acaba de sortir el Diario de Sesiones del Senat (Comisiones, num 36) referent a la compareixença de la minista de Foment Magdalena Alvarez davant la Comisión de Fomento del passat 26 de juny, a continuació ofereixo un estracte de la part corresponent a la demarcació de Tarragona de la meua intervenció com a portaveu del grup de l'Entesa Catalana de Progrés::
" (...) Señora ministra, en su comparecencia ha anunciado el
cambio de rumbo de la política de infraestructuras y transporte (…)

En la era de la alta velocidad, son muchos los ciudadanos que se preguntan
para cuándo los trenes convencionales conseguirán alcanzar
los 150 kilómetros por hora, un objetivo muy importante
para la movilidad entre las comarcas del interior de
Tarragona en el caso de la línea que más conozco —Reus-
Móra la Nova— Flix, —Caspe-Zaragoza, y en sentido
contrario—, cuya velocidad media es de 68 kilómetros por
hora, cuando el mismo tren desde Reus a Barcelona consigue
los 90 kilómetros hora. Esta línea y otras como Barcelona-
Puigcerdà, Cervera-Calaf-Manresa, Montblanc-
Valls-Roda de Barà o Picamoixons-Reus-Tarragona son
muy importantes para el reequilibrio territorial y precisan
importantes actuaciones, tanto en la red como en estaciones,
así como una mayor frecuencia de trenes.
Otra actuación que se demanda es el corredor ferroviario
convencional del Mediterráneo que, a la espera del
corredor de alta velocidad, tiene un tren rápido, el Euromed,
que, inexplicablemente, no cuenta con ninguna parada
en la zona del Ebro, aunque existe una importante estación
en la Aldea que cubre la zona del Delta y el triángulo
Tortosa-Amposta-Deltebre. (…)

Otra parte del territorio con demandas e interrogantes
corresponde a la demarcación de Tarragona; provincia con
dos zonas a tener en cuenta: por una parte, las comarcas
del Ebro y, por otra, la zona de Camp de Tarragona: Reus,
Valls, Tarragona, el Penedès, Montblanc, etcétera.
Por lo que se refiere al Camp de Tarragona, la opinión
pública se pregunta por el calendario de las obras de tramos
ya adjudicados de la A-27, la autovía Tarragona-
Montblanc, teniendo en cuenta que el tramo Tarragona-
Valls hace un año que se adjudicó o que estén paradas las
obras que se iniciaron hace meses entre Tarragona-el
Morell. Se trata de una zona que está viviendo un crecimiento
espectacular y, precisamente por ello, se visualizan
más las demandas, algunas de ellas históricas, como puede
ser la fachada marítima de la misma ciudad de Tarragona,
o como el proyecto de estación al sur del aeropuerto de Reus,
donde no se ha definido exactamente el punto concreto (…)

En cuanto a las comarcas del Ebro: Baix Ebre, Montsià,
Terra Alta i Ribera d’Ebre, el ministerio ha de poner en
marcha la solución de puntos críticos que requieren respuestas
urgentes ante los ciudadanos de la zona. Por ejemplo,
en el caso de la Terra Alta, las reivindicadas variantes
de Corbera i Gandesa (N-420), que después de ver abierta
hace un par de meses la vecina variante de Falset, han
puesto en actualidad la urgencia de las actuaciones.
Por otro lado, me gustaría recordarle dos puntos especialmente
críticos en cuanto a accidentes mortales —por
no decir negros— en la N-340. Concretamente, me estoy
refiriendo a las obras del cruce conocido como el Angol, a
la población de Alcanar, donde las obras están paradas
desde hace un mes y tendrían que estar terminadas, curiosamente,
a principios de este año. El otro punto crítico de
la N-340 es la población de la Aldea. El pasado día 9 de
junio fueron adjudicadas las obras de la variante de esta
población —que durarán cuatro años— pero, con todo,
aún no se conoce la empresa adjudicataria. Estas obras han
motivado que asociaciones y vecinos de la zona se estén
movilizando y estén reclamando que mientras duren las
obras se proceda a la liberación o gratuidad de los peajes
de la autopista entre las entradas próximas de Amposta y
la Ampolla. En este sentido, me gustaría que manifestase
la disponibilidad del Gobierno en la negociación bilateral
con la Generalitat por lo que se refiere a la reducción de
estos peajes mientras duren las obras, atendiendo la voluntad
expresada esta semana por el conseller Nadal, de la
Generalitat. (...)

Durante la pasada legislatura, en la zona de las Terres de
l’Ebre, la falta de inversiones del Ministerio de Fomento,
en especial, fue muy cuestionada; incluso, ciertos sectores
llegaron a definirlo como un agujero negro en las inversiones
del Estado. La conexión entre Vandellós y Castellón,
la denominada A-7, supondría una gran inversión en infraestructuras,
pero a pesar de ser fruto del consenso territorial,
está encallado. (…)"