30 de desembre de 2015

100 ANYS DE LES ESCOLES VELLES DE FLIX


            100 anys de les Escoles Velles
1915 és l'any de les escoles de Flix. El 30 de desembre el diari La Vanguardia ens ofereix una llarga i detallada crònica dels actes de la seva solemne benedicció. Unes escoles realitzades i dissenyades per l'arquitecte alemany Paul Müller amb el patrocini de l'Electroquímica de Flix, fet que portaria a l'ajuntament a anomenar fill adoptiu de Flix al  seu director Wilhelm Müller.
Recordar, amb tot, que les noves escoles no serien inaugurades fins el 6 de maig del 1916 amb la presència del rector de la Universitat de Barcelona, el Dr. Valentí Carulla i Margenat, impulsor des del seu càrrec de la creació d'escoles i de l'ensenyament primari. El Dr. Carulla qualificaria com un veritable model les noves escoles de Flix, on s'havien invertit 80.000 pessetes més 20.000 pessetes en material pedagògic, contribuint a les despeses 30.000 accions de 25 pessetes per part dels veïns i la resta la Sociedad Electroquímica.
 Solemnes y commovedores han resultado los actos celebrados con motivo de la bendición de las nuevas escuelas graduadas; de la entrega del pergamino nombrando hijo adoptivo de Flix al digno e ilustrado director de la "Sociedad Electroquímica de Flix", doctor Muller, y de la celebración por primera vez en esta villa, de la fiesta del árbol.
A las ocho de la mañana las bandas de música que dirigen los maestros don Ramon Alabart y don Joaquin Arraez dieron un pasa-calles tocando escogidas piezas de su repertorio.
A las nueve y media los niños, adultos y niñas de las escuelas nacionales y niñas de las Hermanas de la Consolación, en número de más de 400, acompañados de sus profesores y llevando cada grupo la bandera nacional, asistieron a la misa mayor, en donde el cura párroco, en sentidas frases, exhortó a los niños recomendándoles mucho amor, respeto y obediencia á los padres, maestros y superiores, diciendoles que de la virtud de la obediencia sale la gran virtud del cumplimiento de todos los deberes sociales y religiosos.
Entre tanto una comisión del Ayuntamiento y Junta local de primera enseñanza fueron a buscar al docto director, y constituidos en Casa de la Villa, en la que aguardaban los restantes individuos del Ayuntamiento y la citada junta, evolucionaron los niños y las niñas en orden admirable y cantaron muy bien el himno de la bandera.
Seguidamente se organizó la procesión con cruz alzada, presidida por el clero, las autoridades locales, por el citado director y por el abogado de Barcelona señor Ripoll (Francesc d'Asís Ripoll Fortuño), precedidos de todos los niños y maestros y de las dos bandas al nuevo edificio para escuela graduada de niños, distante unos 200 metros de la población. Detrás del Ayuntamiento y comisiones seguían en masa el pueblo.
Llegados a la escuela, los niños, adultos y niñas, el Rdo cura párroco procedió a la benedicción del edificio.
Terminada esta religiosa ceremonia, las autoridades se colocarob en una pequeña terraza que sobresale en uno de los ángulos del edificio, y teniendo enfrente a los niños y las niñas y á unas tres mil personas, procediose a la entrega del pergamino al laborioso, sabio y protector de la cultura, doctor Muller (Wilhelm Müller Ickel), por haber contribuido moral y materialmente al levantamineto de la nueva escuela, y por otros donativos y sacrificios  hechos en bien del pueblo, pronunciando el homenajeado y el alcalde accidental  señor Pardell (Miquel Pardell), por haberse tenido que retirar el efectivo, señor de Oriol (Joaquín d'Oriol),  a conecuencia de una indisposición, sentidas feases de elogio y agradecimiento.
Una niña de la escuela nacional leyó un discurso de la maestra doña Feliciana Balaguer (Feliciana Balaguer Palacian) agradeciendo lo mucho que habían hecho el Ayuntamiento y el director de la "Sociedad Electroquímica" en pro de la cultura de los niños y rogando una beneficio igual para las niñas.
Un niño de la escuela nacional leyó unos versos de su maestro don Enrique Grau. (Enrique Grau Fontseré).
Luego el ilustrado abogado señor Ripoll hizo la apologia de lo que significaba aquella fiesta, de los frutos que daria con el tiemmpo aquella escuela y de los deberes que habia contraido el director doctor Müller  el pueblo de Flix, al serle entregado tan alto  y merecidisimo  distintivo, Después, y haciendo alusión a los niños principalmente, les dijo que ha bian dos maneras de ser hijos de una población: la una por naturaleza, es decir, por haber nacido en ella, y la otra, que es la mayor recompensa que puede merecerr un indivifuo, es ganarlo por sus méritos. Que todos podríamos llegar a ser dignos de este hermoso título y a ser directores de la "Electro-química",  y que los primeros pasos que habíamos de dar para alcanzarlo era por la esculea. Que por ella han pasado todos los hombres más eminentes, y que en ella es donde se forma el corazón i la inteligencia de todas las generaciones, Les exhortó a que tubiesen mucho amor, mucho cariño a la escuela, para poder conquistar los lugares más preeminentes de la sociedad y ser útiles a ellos mismos y a la patria.
Una salva de aplausos, coronaron el brillante discurso del señor Ripoll, y el maestro dió un viva al Ayuntamiento, otro al director y otro á España, que fueron contestados con entusiamo.
Después los niños cantaron un himno á la escuela graduada, letra del maestro don Enrique Grau y música de su discípulo  don Joaquín Arraez.
Onganizóse después la procesión de regreso, cantando los niños "el Himno a la Bandera" y tocando las bandas pasodobles, despiediendose todos en la Casa de la Vila.
Por la tarde organizóse la procesión cívica para la celebración de la fiesta del Arbol.
Llegamos al lugar  designado que era los alrededores de la nueva Escuela y camino de la misma, el maestro fué distribuyendo á niños y niñas por grupos, designandoseles los árboles que les correspondían plantar, ayudándoles en esta faena algunos labradores.
!Qué hermoso espectáculo era ver á niños y niñas tan ataereados  plantando sus arbolitos! !Qué sublime ver a los padres llorar de gozo contemplando á sus hijitos trabajando con tanto afán y alegría! !Qué delicioso conjunto ver a las autoridades y á todo un pueblo rebonsando satisfacción in  culcar con palabras cariñosas, más dulces que el almíbar, el amor y el respeto a los árboles! !Y qué grato és oir a les alegres acordes de la música cuando el corzaón está saltando de placer! Jamás acto tan embelesador podrá borrarse de  nuestra alma  (...)
Niños y niñas, á los acordes de las bandas, regresaron hasta la Casa de la Vila, donde depositaron los estandartes, y luego se dirigieron a sus casas satisfechísimos de haber asistido á la mayor y más culta fiesta que en Flix se ha dado. "

Les Escoles del 1915 funcionarien durant gairebé 80 anys i des de l'any 2010 s'han reconvertit en la Residència Assistida per a la Gent Gran "les Escoles Velles".