13 de juliol de 2011

EL SENAT I LA REFORMA DE LES PENSIONS

Aquest vespre s'ha aprovat en comissió el projecte de llei sobre "actualización, adecuación y modernización del sistema de la Seguridad Social", segurament la llei més important de la legislatura. En representació dels meus companys d'ERC he defensat la proposta de veto que ha estat rebutjada per 14 vots i 12 abstencions, abstencions corresponents als senadors i senadores del PP. 

És difícil d'entendre com els tres senadors que hem presentat veto,en representació d'ERC, IC i BNG, no hem pogut votar, per no ésser membres de la "comissió de treball i immigració". Per una lectura ràpida podeu llegir la nota de premsa de l'Entesa Catalana de Progrés:

"ESQUERRA REPUBLICANA E INICIATIVA PER CATALUNYA VERDS DEFIENDEN SUS VETOS A LA REFORMA DE LAS PENSIONES

Lamentan no estar representados en la votación de esta Ley al tramitarse en Comisión en el Senado

El senador Pere Muñoz ha defendido el veto de ERC presentado por los tres senadores de esa formación inscrita en la Entesa Catalana de Progrés a la Ley de Reforma de la Seguridad Social y ha dicho que “hoy es  uno de los días más tristes del Senado por las formas y el contenido de la Ley. Al límite y en el tiempo de descuento se aprueba la ley más importante de la Legislatura y se va a borrar un pilar básico del movimiento obrero: la jubilación a los 65 años”.  Muñoz ha afirmado que “con lo de hoy, entendemos la falta de credibilidad de esta cámara y la desafección de la ciudadanía con la política.”

Por su parte, el senador Jordi Guillot ha defendido el veto de ICV presentado por los dos senadores de esta formación inscrita enla Entesa Catalana de Progrés a la Ley de Seguridad Social y ha expresado igualmente su disconformidad con que no se haya llevado al Pleno del Senado “por el impacto del debate y la importancia de esta ley; porque se impide la expresión de la pluralidad de los grupos de la cámara, como es el caso de la Entesa, ya que los senadores que presentan veto no lo pueden votar; además de que en momentos de fuerte crítica a la política esta situación perjudica a la imagen de la política.”

También Guillot ha dicho que “este es un ajuste rechazado socialmente, el 80% de la población no está de acuerdo y alargar la jubilación hasta los 67 años es claramente antisocial. Para Guillot, “se ha forzado a los sindicatos a una negociación a la defensiva”, además de que “no tiene lógica retrasar la edad de jubilación cuando la crisis está haciendo tan difícil encontrar trabajo.”

Los dos vetos han sido rechazados por la Comisión de Trabajo del Senado en competencia delegada."